El shipping en pandemia (II): alianzas de navieras y un sector transitario atomizado

El sector marítimo mundial, en constante transformación

El transporte marítimo mundial, el modo más utilizado para los grandes flujos import-export del comercio global, se ha visto afectado, desde que estalló la pandemia, por una serie de factores como la reestructuración de escalas, la falta de contenedores, los blank sailing o el aumento de los fletes marítimos.

Simultáneamente, durante todos estos meses, se ha venido consolidando otra tendencia que ya había comenzado antes del COVID-19: la elevada concentración de las grandes navieras, que acaparan más del 80% de la flota mundial, frente a un mercado global de transitarios o freight forwarders totalmente pulverizado, muy fragmentado, a pesar de operar a nivel mundial.

Consciente del escenario competitivo y atomizado en el que nos encontramos, Operinter trabaja día a día por incrementar su capacidad de negociación con las navieras gracias a su presencia en todos los mercados del mundo, sus servicios personalizados y su gran experiencia como operador logístico internacional por tierra, mar y aire.

Sector transitario: fragmentación y especialización

El mercado global del forwarding está caracterizado por su atomización y el dominio, en la mayor parte de países, de transitarias locales que compiten en un mundo intercontectado. Cuentan con un profundo conocimiento del cliente desde la proximidad, una alta especialización y la colaboración con empresas de otros países. Se trata de una industria estable, con estrechos márgenes y un alto nivel de competencia.

Es por ello que algunos expertos apuntan a que una mayor concentración de este tipo de empresas tendría, como consecuencia, un cambio en la relación del negocio que mantienen las transitarias con cargadores y navieras. Es decir mayor poder y más margen de decisión.

Concentración de navieras

En una situación muy distinta al sector transitario se encuentra el negocio naviero. Actualmente las nueve navieras más importantes del mundo se han establecido en tres grandes alianzas marítimas, algo que implica que el mercado del shipping está muy concentrado. De hecho el 100% de los buques de mayor tamaño (+18.000 TEUs) está en manos de una de estas grandes compañías.

Se trata de 2 M (formada por la danesa Maersk y la suiza MSC que suman el 33% de la flota mundial), Ocean Alliance (con la francesa CMA CGM, la china Cosco y la taiwanesa Evergreen con el 30,1%) y, finalmente, The Alliance (las compañías Hapag Lloyd, HMM, ONE y Yang Ming con el 19,8% de los barcos). El exiguo 17,1% restante corresponde al resto de navieras del mundo.