Aduanas|Almacenaje|Transporte Internacional

El e-commerce en tiempos de coronavirus

El crecimiento experimentado por las ventas de e-commerce durante la etapa del confinamiento ha registrado un aumento de un 50% según algunos informes. Además se han constatado importantes avances en categorías, hasta ahora poco insignificantes en este canal, como puede ser el de la alimentación.

Por países el que más ha presentado un mayor impacto en comercio electrónico ha sido China –un 67%-, le sigue Singapur (46%), Estados Unidos (41%), Brasil (39%) y Reino Unido (37%). En el caso de España, el porcentaje de internautas que aseguran pasar más tiempo comprando en internet es del 25%, por encima de Francia (24%), Filipinas (23%) o Nueva Zelanda (25%).

Muchos expertos apuntan a que el sector está teniendo que hacer frente a un pico de campaña de comercio electrónico similar al del “Black Friday” de una manera continuada como consecuencia de la crisis sanitaria del COVID-19. En ese sentido, se ha producido un cambio radical de la tienda física a la tienda virtual y es una tendencia ya comenzó en Asia. Este fenómeno in crescendo está teniendo su impacto en la logística tanto por tierra, mar y aire. Por ejemplo ahora mismo más de 40 aerolíneas han transformado más de 200 aviones de pasajeros para transportar mercancías vía aérea.

En Operinter, como expertos en comercio internacional, y con servicios consolidados para el canal e-commerce, nos hemos adaptado a esta nueva realidad. Además, desde que comenzase la crisis del COVID-19, nuestro servicio de transporte aéreo no ha dejado de funcionar para estar al lado de la industria más esencial.

Mayor digitalización de los procesos

Este aumento precipitado del e-commerce ha generado una mayor digitalización de todos los procesos. Además, ahora mismo, en todas las entregas de e-commerce no se firman por lo que todos los operadores están apostando por la autentificación segura del destinatario sin ningún tipo de contacto. En ese sentido, las cadenas de suministro trabajan ya para enfrentarse a desafíos tales como ser capaces de mantener la flexibilidad y agilidad acorde con los tiempos de la epidemia.

Escenario post-COVID-19

En un contexto post-pandemia es muy probable que el consumidor final se haya transformado: será mucho más digital y demandará más alimentos frescos, pero, sobre todo, productos relacionados con la limpieza. Aunque este proceso también dependerá del nivel de recuperación económica la higiene se ha convertido en un valor esencial para el consumidor. Ya se están reclamando las mejores condiciones higiénicas, tanto a nivel personal como en los espacios públicos, para luchar contra la epidemia. En este contexto se habla de un nuevo concepto: la trazabilidad higiénica, o lo que es lo mismo, el aumento de los controles de las mercancías y el seguimiento de las mismas para garantizar la mayor limpieza y desinfección, tal y como sigue los protocolos la industria alimentaria desde hace años.

Comparte esta noticia